Cómo debo comenzar mi presentación para “enganchar” a la audiencia

Todos los que hemos acudido durante nuestra vida de estudiante a charlas, congresos, symposiums, etc. sabemos que el comienzo de una presentación es esencial para que sigamos escuchando. Una persona que empieza hablándole a su audiencia de cosas que no les interesan está abocado a presenciar durante su intervención una sucesión de bostezos, despistes y caras aburridas.

Entonces, la pregunta es, ¿cómo debe comenzar una presentación para conseguir que la audiencia se implique y nos atienda hasta el final de nuestro discurso? Roger Prat, en su blog presentable.es nos propone un comienzo para “enganchar” a nuestros oyentes en el principio de nuestra presentación:

1.- DESCRIBE LA SITUACIÓN ACTUAL (EL PROBLEMA)

Toda presentación persigue un cambio en la audiencia. Por eso es importante que nuestro público sea consciente del cambio que necesita y del por qué de ese cambio.

Esta descripción debe poner énfasis en las dificultades o limitaciones que presenta la situación actual para tus oyentes. Debe crear un malestar, una leve sensación de angustia, de incomodidad. En el fondo necesitamos que el público sienta la necesidad de cambiar. Pero…¿cambiar hacia dónde?

Imagen

2.- DESCRIBE LA SITUACIÓN PROPUESTA (EL BENEFICIO)

Esa es la misión del segundo paso. Proponles un escenario posible. Háblales de una situación a la que podrían llegar y, muy importante, diles que beneficio conseguirían con ello.

Se trata de crear la máxima tensión posible entre cómo son y cómo podrían ser para que el público sea consciente de la necesidad de buscar esa nueva situación que les propones. Eso activará en su mente una pregunta: ¿cómo?

3.- PROPÓN UNA FORMA DE REALIZAR EL CAMBIO (LA SOLUCIÓN)

Ahí es en donde entra el tercer paso. Haz que esa visión que les has presentado sea posible. Que deje de ser una utopía para convertirse en algo tangible. Es por eso que ahora te toca enunciar (no desarrolles todavía) el cambio concreto que deben hacer.

Los dos primeros pasos sirven para ofrecer un incentivo (el beneficio, la resolución de un problema) y el tercero para establecer la hoja de ruta a seguir para obtener dicho premio. La clave es que por ahora sólo has anunciado la solución, con lo que si el oyente quiere realmente el beneficio, necesitará escucharte durante toda tu ponencia para saber exactamente qué debe hacer y cómo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s