EL CAPITALISMO MATA

Es posible que después de haber escuchado con atención las advertencias de figuras como Paul Volcker acerca de la elevada probabilidad de una grave crisis financiera en los próximos cinco años, prevalezcan algunas voces más sensatas dentro de la clase capitalista. Pero esto supondrá desmantelar algunos de los privilegios y del poder que han estado acumulándose durante los últimos treinta años en las capas más altas de la clase capitalista. Las fases anteriores de la historia del capitalismo -pensemos, por ejemplo, en 1873 y en la década de 1920– en las que se han planteado disyuntivas igualmente duras, no invitan al optimismo. Las clases superiores, insistiendo en la naturaleza sacrosanta de sus derechos de propiedad, prefirieron entonces destruir el sistema antes que entregar parte alguna de sus privilegios o de su  poder. Comportarse de este modo no implica el descuido de sus propios intereses, ya que si se colocan en la posición acertada, como los buenos abogados en las quiebras, pueden beneficiarse del hundimiento aunque el resto de nosotros se vea indefectiblemente arrastrado por la corriente. Es posible que alguno de ellos también sea presa del diluvio y acabe arrojándose por las ventanas de Wall Street, pero eso no es lo habitual. Lo único a lo que temen es a los movimientos políticos que les amenazan con la expropiación o con la violencia revolucionaria. Aunque alberguen esperanzas de que el sofisticado aparato militar que ahora poseen (gracias al complejo de la industria militar) protegerá su riqueza y su poder (…)  porque es la gente común y corriente la que sufre, pasa hambre e incluso muere en el curso de las crisis capitalistas (pensemos el caso de Indonesia o de Argentina) y no los miembros de las clases altas. Si la política preferida de las élites dominantes es après moi le délage, no hay que olvidar que el diluvio se traga sobre todo a los impotentes y a los desprevenidos mientras que las élites tienen bien preparada su arca en la que, al menos por el momento, pueden sobrevivir bastante bien.

 

David Harvey – Breve historia del Neoliberalismo (2005) 

 

Para todos aquellos idiotas que siguen diciendo que esta crisis “NO SE VEÍA VENIR

 

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s